Reseña Histórica / Aipamen historikoa

HISTORIA

Cuentan los viejos papeles que el nombre de Amara aparece en el término municipal donostiarra en el siglo XVIII, refiriéndose a terrenos que van más allá del convento de San Bartolomé, limítrofes con el río Urumea, y que viven en un ambiente eminentemente rural. Será a partir del derribo de las murallas en 1863 y del consiguiente crecimiento de la ciudad, que en 1900 ya estaba próximo a la Plaza del Centenario, cuando los pocos vecinos de Amara se vean afectados en lo que había su tradicional forma de vida. Los viejos caseríos y sus pertenencias son adquiridos por distintas familias que convertirán las fincas en casas de campo, siendo el mayor de los ejemplos la adquisición de los terrenos de Arbaisenea por el marqués de Irujo, heredero del Duque de Sotomayor.

C.D.Vasconia

La construcción en 1896 de la Estación “de los vascongados” fue otro de los traumas para la estética y la vida del lugar, dado que venía a modificar totalmente cuanto sus vecinos habían conociendo hasta el momento. Paralelamente, el acercamiento del centro de la ciudad hacía el barrio de Amara supuso la revalorización de su suelo, debido a la mayor demanda de espacios donde construir y, con ello, por ejemplo, la desaparición de uno de los símbolos más característicos de Amara: la Fuente de la Salud. Punto de concentración de personas venidas de otros lugares, el barrio mereció, despectivamente, el apodo de “Guadalajara”.

 

En la década de los veinte el Urumea fue alejado del lugar, y en las marismas resultantes de tan importante operación ya estaba previsto edificar lo que sería conocido como el Ensanche de Amara. Amara, el viejo caserío Amara que sirvió para denominar toda la zona, desapareció ante la nueva situación y la Plaza Easo se convertiría en el punto obligado de referencia para todo aquello que tuviera relación con el barrio. Y sería en este contexto de incremento de población cuando, el año 1928, unos cuantos vecinos decidieron fundar el Club Deportivo Vasconia.

C.D.Vasconia Campeon de Guipuzcoa 1941-1942

El Club Deportivo Vasconia fue fundado en 1928 por un grupo de amigos que habitualmente se reunían en el local donde hoy se encuentra el Bar Juli, antaño Bar Shegundo, en la calle Moraza, aunque algunas versiones citan las primeras reuniones en las Escuelas de Amara. Según las primeras actas, la entidad se creó con fines gastronómicos aunque pronto su meta principal fue el participar en competiciones de un audaz juego que entonces se conocía como “foot-ball”, y para llevar adelante sus proyectos nombraron como presidente, que sería el primero de la entidad, a Santiago Dueñas. Pocos años después de su fundación, los socios, y con ellos el Club, se trasladaron al bar Berruezo, hoy bar Benito, en la calle Easo esquina con Pedro Egaña. Posteriormente la sede social se instaló en los bajos del bar “La Bella Easo”, generosamente ofrecidos por la familia Gil, propietario de los mismos.

 

El año 1936 se nombró al segundo presidente que ha tenido la entidad, Angel Estébanez, y tres años más tarde, en 1939, fue nombrado el José Oyón. Los tiempos bélicos habían desorganizado el Club y paralizado sus actividades, motivo por el que sus responsables decidieron que la mejor forma de aportar nuevas iniciativas era atraer a gente joven. Perico Manterola, Txomin Ferreres y otros entusiastas del Vasconia publicaron diversos anuncios en la prensa local solicitando colaboración. La llamada estuvo apoyada, sobre todo, en la necesidad de salvar al equipo de fútbol que había llegado a ser uno de los mejores de le época, siempre dentro de su categoría.

C.D. VasconiaLa historia del C. D. Vasconia dió un giro espectacular cuando en 1956 pasó a ocupar los locales que actualmente ocupa en la primera planta del número 6 de la calle Arroca. Calle que dejó de ser callejón cuando el año 1947, gracias a las gestiones realizadas por Jesús Braceras, presidente entonces de la Sdad. Donosti Berri, pudo derribarse el muro que la impedía comunicarse con la calle Amara. Para poder realizar el traslado, se celebró una Asamblea Extraordinaria con asistencia de 250 personas, entre socios y simpatizantes. El motivo de la reunión no era otro que el solicitar la aportación de cada uno de los reunidos, afiliándose y comprometiéndose a aportar diez pesetas de cuota mensual. Los propietarios de la nueva sede habían exigido un adelanto de 20.000 pesetas, por lo que era obligado hacer frente al mismo si se quería llevar adelante la empresa. Por ello, además de contraer con la Caja de Ahorros Municipal un préstamo, se solicitó cien pesetas de entrega voluntaria a todos aquellos que quisieran colaborar
a los gastos de instalación y adecentamiento del nuevo local.

En cuanto al edificio donde la Sociedad tiene actualmente su sede, puede ser considerado como un claro exponente de la evolución del barrio: Se ha pasado de contar en sus bajos con una carbonería, cuya popularidad le venía por el burro que utilizaba para hacer los repartos, originando imaginables bromas cuando el vecindario se refería “al burro del carbonero”, a una modernísima Escuela de Artes Aplicadas, “Gaia”, en la que el diseño gráfico, el diseño de interiores y el diseño industrial, sitúan al lugar en pleno siglo XXI, dando vida a la zona con su ir y venir de alumnos, pasando por el que fuera restaurante indio, hoy Restaurante “Kazkazuri”, o el taller de decoración propiedad del escayolista Letamendi. Tiene abiertas las puertas al sexo femenino los sábados, domingos y festivos. Esta decisión se tomó en Asamblea Extraordinaria celebrada el año 1957, debido a la grave situación económico por la que pasaba su tesorería, y con el fin de ampliar las posibilidades de celebrar reuniones familiares. En la actualidad el C. D. Vasconia cuenta con 220 socios.

Club Deportivo Vasconia de San Sebastian © 2013 By Eiffel Rodriguez